jueves, 7 de febrero de 2019

Recomendacion: Feliz final

Hace días que acabé la lectura de Feliz Final del escritor sevillano Isaac Rosa. Sus palabras siguen retronando en mi mente. Estaría en un error Tolstói, cuando escribió en Anna Karénina; (-Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera)? . Me hago esta pregunta al ver cómo  prácticamente todo aquel que lee esta novela de entre 30 i 50 años, se ve tremendamente reflejado. En mi caso yo no he pasado por divorció alguno ni separación con hijos, pero irremediablemente he leído en sus páginas, discusiones robadas de mi comedor, o situaciones que he visto en mi círculo más cercano. Por ello, para mí ha sido algo más que una lectura. Por la originalidad en el tono al hablar de amor, por su estética inovadora en el diseño y por sus brutal sinceridad. Este libro no es apto para quien busque otra típica novela de amor.
Te atreves a mirarte en el espejo?

lunes, 4 de febrero de 2019

De aquellos polvos...estos lodos







Cuando se ausentaba de casa, rezaba para que no tuviera enfrentamiento con los jovenzuelos crueles que lo atormentaban, por su corta estatura y voz aflautada. Le pusieron de mote "Cerillito".Al regresar, descubría en seguida si había tenido alguna trifulca. De ser así, avanzaba a paso militar, hacia el balcón, donde cantaban alegres mis pájaritos. Agarraba al primer desvalido que pillaba, sin prisa, apretaba cada vez más fuerte, finalmente lo soltaba y caía de bruces al suelo de la jaula.
Después se sentaba junto a mi mientras le consolaba: -tranquilo Francisquito, al crecer, te canviarà la voz.

jueves, 31 de enero de 2019

Destino


-La muerte se ha olvidado de nosotros.
Eso decíamos los pacientes de psiquiatría.
Carlos saltó de un 8 piso, era dia de recogida de cartón, a pesar de romperse muchos huesos, la muerte no lo oyó caer.
A mi, la soledad me hundió en un depresión de la que decidí salir ahorcándome con una gorda soga, que resultó ser demasiado vieja.
Durante mi recuperación me enamoré de una chica, con ella recupere la ilusión por vivir. Fue aferrado a su mano, que me entere de mi cancer terminal.
La muerte es como la guapa del baile, siempre es ella la que elige

Amargos recuerdos


Me quedé dormido hilvanando constelaciones como tantas veces de pequeño, cuando intrigado por el titilar de las estrellas, descubría que no todas eran del mismo color. Sus tonos, bailaban del blanco, al amarillo hasta el naranja. Se decía que eran las almas de personas que habían muerto. Preocupado, me acurrucaba pensando si estaría cerca el día en que mi madre se convertiría en un lejana y pequeña estrella. Horas más tardes depertaba helado y dolorido. Rogando entrar, golpeaba con los nudillos el cristal del balcón, donde una noche mas, mamá había vuelto a castigarme.

Deseo cumplido

Cuando éramos jóvenes se reía de mi. Era poco agraciada, solitaria y aburrida a sus hermosos ojos azules de joven rebelde y líder.Anoche la volví a ver después de muchos años, en una reunión de alcohólicos anónimos. No me reconoció, jamás fui nadie para ella como para recordar mi vulgar rostro. La mala vida apagó su luz, la decepción hundió sus hombros y los fracasos tatuaron de malva sus ojeras. Y yo, que siempre me creí mejor que ella, me avergoncé al tener que ocultar mi alegría, pero es que por fin...!Podríamos ser amigas!

domingo, 27 de enero de 2019

Mujeres



Si muchos hombres y algunas mujeres, entienden la palabra "feminista" como el femenino de "machista", no deberíamos buscar otra palabra que nos defina mejor?
Esta palabra tan denostada, no significa lo que pretende, pues si la mayoría ve en nosotras a unas lesbianas anti-penes, a frígidas, a amargadas, despechadas y sobretodo odiadoras de hombres, no lograremos lo que se pretende, unir a la mayoría de defensoras/es del justo trato hacia las mujeres. 
Por supuesto que no odio a los hombres, como hacerlo??
Podría odiar a mis abuelos, que a pesar de no pedir nunca a un nieto varón que les hicieran un recado, predicaron siempre con sus actos el amor por la familia? 
Odiar al padre idolatrado de mi infancia, aunque no supiera freír un huevo?
Odiar a mi hermano pequeño, camarada de juegos y enemigo de batallas, aunque se aprovechara de su condición de macho?
Odiar a los amigos con los que corrías las aventuras mas locas y arriesgadas, aunque jamás nos elegían para sus equipos en los deportes?
Odiar a aquel profesor que me inoculó el amor a los libros, por cobrar mas el, que las maestras?
Odiar a mi marido, amigo, amante, psicólogo, fisio, fontanero, mecánico, contable..? A pesar de que se tronche con un chiste machista?
Odiar a mi hijo, reflejo de su padre, espejo de su hermana, poseedor de mi alma, solo por las herencias sociales?
Todos ellos, hombres buenos;
machistas educacionales, no vocacionales!
Eso si, en pie de guerra con los lobos solitarios o las manadas, con los abusadores de fuerza o poder y con todo aquel o aquella que se crea superior a los demás.
En la educación esta la solución, aunque sea muy lento llenar una piscina, gota a gota, inexorablemente se llena y con chaparrones como el del 8 M, la llenaremos antes.
Aunque buscar un mejor nombre que nos represente, también ayudaría, tienes alguno?

viernes, 25 de enero de 2019

El despertar




Antes de la llamada...

Llego a casa a las 8 de la tarde, un lunes cualquiera, vengo de recoger a mis hijos de extra escolares.
-Esta noche cocino yo!
A lo que los peques responden:
-Pizza, pizza, pizza!!!
Su madre mucho más exigente con la nutrición les hubiera cocinado pescado o verdura, así que ellos tant contentos, luego me chantajean para saltarse la ducha y ver la tele, a lo que yo, feliz, cedo.
Me llega un watts de Sandra, mi mujer:
- Llegaré tarde, la reunión se ha atrasado. Dales a los niños un beso de mi parte.
Chinpón! ni "lo siento" ni " espérame despierto" ni un puto emoticono estándar de besito o carita guiñando un ojo.
En fin, la rutina, los hijos, el trabajo, poco a poco enfrían la relación y un día miras a la persona que te iluminó el mundo y simplemente, ya no la ves.

Guerra de cojines, ataque de cosquillas y finalmente beso de buenas noches:
-Y este de parte de mamá!

Tirado en el sofá, miro un programa super friki: Las mil maneras de morir. Un formato americano que con actores, recrean las muertes más estúpidas que te pueda imaginar mientras una voz en off relata los hechos en clave de un humor muy negro.
En estas llega mi mujer.
-Hola, que tarde no?
-Pues ya ves, nos han vuelto a posponer la reunión más de una hora, como si su tiempo fuese más valioso que el nuestro! Pedantes egoístas!
-Bueno que se le va hacer, ven sientate a mi lado ahora ya estas en casa.
-Uffff! Que va! Me voy de un salto a la cama, por hoy ya tengo suficiente.
-Te acompañoooo-dije alargando la o y poniendo cara de travieso en un patético intento de seducción!
-No cariño, de verdad que estoy agotada- dijo besándome en la frente!
-(En la puta frente, que clase de beso es ese, joder!)-me quejé para mis adentros
Mientras mi mujer se alejaba escalera arriba hacia la cama, en la tele moría una cheerleader, víctima de una bola de su cabello en el estomago, que ella compulsivamente llevaba años comiéndose.
Estoy cachondo y cabreado (es eso posible? Pues si!) me tapo con la manta, como si tuviera quince años, por si bajasen los niños o incluso ella, y me empiezo a masturbar.
Suena el teléfono, la música estridente me levanta de un salto, y con la polla fuera corro a descolgarlo rápidamente para que no despierte a nadie.
-Sssssshhhh! -una susurrante voz masculina, me manda callar.
-No digas nada, ya has llegado a casa con el troglodita de tu marido? Será mejor que esta vez te duches por que apestas a sexo del bueno. Dulces sueños!!!!-y colgaron. Era el teléfono de Sandra.


Despues de la llamada...

Oleadas de odio, dolor y asombro, azotan mi estomago. Me dejo caer en el sofá, con mi flácido miembro aun fuera del calzoncillo, mientras me recompongo miro una y otra vez el movil como buscando una respuesta que este no me iba a dar.
Dudo si volver a llamar a ese tal...
-Como se llamara? A ver el contaco? No tiene nombre, solo una letra, J.
Me vienen a la boca un montón de palabrotas destinadas a mi mujer. Yo que jamás le he faltado al respeto, solo me apetece insultarla.
Mi primer impulso, es subir los escalones de dos en dos y zarandearla hasta sacarla de la cama y pedirle a gritos una explicación.

Me paro delante de la puerta de la habitación de mis hijos. Doy media vuelta y me largo en mi coche. Compro una botella de whisky, aunque no soy muy dado a la bebida. Sigo conduciendo hasta llegar a un rincón solitario, con vistas a una carretera que serpentea entre montañas. En otro tiempo, solíamos venir con Sandra, a charlar y hacer el amor, de novios,cuando no teníamos casa.
Paro la radio y bajo las ventanillas. La noche es templada y el silencio solo se rompe por el eco amortiguado, del rumor de los coches.
Mientras bebo, reflexiono sobre mi matrimonio, que habré echo tan mal para una traición como esta?
Soy un buen padre; jugón, cariñoso y estricto, una buena combinación. Es de lo único que no dudo.
Como marido.... bueno supongo que no soy el de antes, ella tampoco.
Acepte hace mucho que yo debía trabajar porque ella estaba acabando la carrera y después el master, y acepté sus viajes de negocios. Al llegar los hijos, una grieta invisible partió en dos nuestra cama, pacientemente la intente rellenar para volver a unir la pareja. Pero los encuentros se volvieron tramites a resolver y la espontaneidad y el deseo desaparecieron, igual que las caricias y los besos, que ya solo eran para ellos.
El cielo esta despejado, la luna ilumina el salpicadero del coche, y el eterno titilar de las estrellas me hace sentir muy solo. La bebida me deja muy triste. Embriagado y violento salgo del coche. Flexionando las rodillas y con la manos cerca de la boca, como para aumentar el sonido, lanzo un grito a la noche, casi un aullido, que parece asustar a los coches.
Veo mi tenue reflejo deformado en el cristal de la puerta, no me reconozco, parezco un monstruo, lleno de rabia y de un dolor, que no merezco.
A duras penas acierto con la llave y temerariamente vuelvo a casa.
Esta vez la música a todo volumen, ensalza mi locura, intento no oír las voces que intentan convencerme de buscar venganza.
Abro los ojos, el corazón martillea con fuerza bajo mi pecho, el sudor cubre mi cuerpo y humedece las sabanas. He tenido una horrible pesadilla, soñé que llegaba a casa y que con mis propias manos ahogaba a mi mujer, le apretaba el cuello,con los ojos muy abiertos me miraba incrédula. Imágenes de ella follando con el tal J, me devolvían la rabia, cuando su gestos me debilitaban.
Estoy en la cama, deduzco que es de día por la tenue luz que traviesa las persianas, un dolor punzante me traviesa el cerebro. Soy incapaz de mover un músculo de mi cuerpo. Intuyo que mi mujer sigue durmiendo a mi lado, aunque esta destapada. Pienso que fue mejor caer rendido al llegar a casa, hoy tendremos la oportunidad de hablar, después de 18 años nos merecemos otra oportunidad, no será fácil pero al menos por los niños, deberíamos intentarlo.
Consigo incorporarme a medias y me inclino hacia ella para despertarla, pero el tacto helado, duro y ligeramente hinchado de su piel, me rebela la verdad, no sido un sueño

miércoles, 23 de enero de 2019

El dolor en los tiempos de internet



Que caprichoso el destino, que escribe finales crueles e injustos, otros milagrosos y dulces, horrorosos e intolerables. Esta misma semana han llegado diferentes sucesos a nuestras casas, a través de radios y televisores y de nuestros inseparables teléfonos..., a millones de oídos. Historias de vidas que el azar las a vuelto visibles al ojo público. En esta época en que vivimos, parece que no hay acción que no suceda sin ser vista, grabada, narrada, visionada en directo o a la carta. Y por supuesto juzgada por todos. Ni tan siquiera el dolor más íntimo y profundamente desgarrador, de la certeza que llega lenta y agónicamente, la perdida de un hijo, puede escapar a esta cruda realidad. Incluímos como  información, como noticia, palabras, hechos y respuestas emocionales de los protagonistas impremeditados, que son cuestionados minuto a minuto. Mientras... aquello que dicen que "es lo último que se pierde", se les va por un agujero negro hacia el abismo.

lunes, 21 de enero de 2019

DESPOJADOS

Pesaban muy poco pero aplastaban sueños, apenas trozos de tela cosidas en las camisas, que predecían sus destinos para siempre. A pesar de estar bordados en colores, nunca unos símbolos habían lucido tan sombríos.
Con un juego macabro de figuras y letras, señalaban sus pecados, distinguiendo entre "delitos", y así, aquellos que habían sido marcados, eran despojados de su condición humana.
Era poca la diferencia en el trato dependiendo de la estrella, la letra o el color, un abanico de torturas y vejaciones, la mayoría con idéntico final; salían de allí, elevándose entre nubes de ceniza, por tenebrosas chimeneas.

EL FARO

Resultado de imagen de faro tenebroso

No pudo seguir adelante sin ella. En el último año su presencia había atenuado la soledad. A pesar de sus silencios, alegraba sus días en aquel viejo faro de esa isla habitada solo por focas. Su joven cuerpo, le templaba la cama haciendo las noches más cortas. Un contratiempo le obligó a viajar a la península, sin saber que una serie de tormentas mantendria el ferry en tierra una semana. De vuelta,al quitar los candados y abrir la puerta, descubrió que el frágil cuerpo de Carla no resisto la sed y él hambre de sus últimos días de cautiverio.
La culpa hundía sus hombros, abrió los ventanales y salto al vacío.

AMOR ESTERIL


Salieron juntos cogidos de la mano de la consulta del ginecólogo. Él, con una mirada sumisa, buscó comprensión en sus ojos. Ella, interiormente, le recriminó todas las cajetillas de tabaco que se fumó, las cervezas demás y los pantalones demasiado ajustados que tanto le gustaba llevar.
Decidió que lucharía por tener hijos propios, aunque estos ya no fueran a parecerse al padre.
A duras penas disimuló una mueca en la comisura de su boca al tragar el amargo sabor del fracaso, elevándose de puntillas le dio un beso condescendiente en la mejilla y en un saco casi lleno, logro guardar otra dosis de reproches.

domingo, 20 de enero de 2019

LA MALA CONCIENCIA

Resultado de imagen de cigarrillo

Sólo le quedaba un cigarrillo, pero la mala conciencia no la dejó cruzar la puerta del estanco. Sentenció: el último. Se sentó en un banco, lo encendió aspirando fuerte, hundiendo las mejillas y soltando una gran bocanada de humo, decidió no seguir mintiéndole. No a él. Que durante años siempre fiel, siempre honesto, había permanecido a su lado.
Empujada por un ataque de sinceridad, apuro hasta el filtro la última calada, se metió tres chicles en la boca y emprendió el camino a casa. Entonces lo vio, saliendo del estanco, encendiendo con su viejo zippo, un ducado. Sorprendida, espero a que cruzara la calle, luego, liberada, entro en el estanco.

COMO POR ARTE DE MÀGIA

Resultado de imagen de niños bañandose barreños
Con los pies a remojo mientras pescaban transparentes peces con cañas que solo veían ellos en un charco de barro, volaba la tarde en esa casa mágica, gobernada por una bruja de piel blanca salpicada de rojas constelaciones, dulce voz y un ojo llorón.
A su voluntad, el comedor se transformaba en barbería, las croquetas eran de huevos, la leche se comía con arroz, los armarios los convertía en pizarras y las camas en pupitres.
La navidad que plantaron el abeto, formuló el mayor conjuro, en un abrir y cerrar de ojos, el arbolito media tres metros y los nietos...cumplieron trenta y tantos.