lunes, 22 de mayo de 2017

CUENTA ATRÁS

Había sido un día duro, una semana terrible y un año nefasto. Levantó el tapón de la bañera y estirada, sentía como a golpes de olas minúsculas, cada cinco segundos, se le enfriaba un nuevo trocito de piel.....Cuatro, cinco; se le enfriaba un pezón, cuatro, cinco; el otro, cuatro, cinco; se le destapaba una oreja. Y así, a golpes de olas rojizas, la vida, se le fue por el sumidero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cadenas

Nos enviaban de una patada a las duras calles, los pequeños grilletes en los tobillos no me permitieron caer de pie. Vimos alejarse la car...